¿Qué es la calidad del aire interior y cuáles son los valores límites?

calidad del aire interior

La calidad de aire suele mencionarse de la mano de la contaminación del mismo; sin embargo, cuando se habla de este tema, las imágenes que vienen a nosotros son de incendios en espacios al aire libre, los vapores expulsados por fábricas gigantes en zonas industriales, teniendo así una imagen clarísima sobre el aire del exterior. Pero, en este texto, vamos a hablar acerca de la calidad del aire interior.

Para ser completamente claros se refiere al aire que se encuentra en espacios cerrados, viviendas, oficinas, comercios, escuelas y demás locaciones en las que nos encontremos a puerta cerrada. En estos espacios el aire que circula puede enfrentarse a otros tipos de contaminantes y requiere otra evaluación de calidad en comparación del aire que encontramos en el exterior. 

A causa de esto, se han tenido que procesar distintos métodos de análisis para asegurar que la calidad del aire interior sea adecuado para la salud de las personas, y también se han tenido que crear valores límites sobre partículas, moléculas que puedan estar presentes en el aire y no afectar la salud de las personas que se encuentran en este espacio. 

Lastimosamente, por materiales que se usan en la construcción de espacios, la relación del aire interior y exterior ya contaminado por diferentes fuentes, no contamos en totalidad con un aire interior que esté más limpio o sea de mejor calidad. Sin embargo, a diferencia del exterior, este aire que se encuentra en espacios cerrados puede ser filtrado con la ayuda de dispositivos como los purificadores de aire. 

Así que, para continuar cuidando de nuestra salud y la de los nuestros, aprendamos sobre el aire interior, su calidad y los diferentes límites que son necesarios para asegurarnos de que contamos con un buen aire en nuestras viviendas y espacios habituales.

¿Qué es aire interior y por qué tiene calidad?

El aire que se encuentra en espacios tales como edificios de uso público, oficinas, hogares de familia, sitios de estudio tanto para niños, jóvenes o adultos, lugares en los que pasamos usualmente una buena parte de nuestro tiempo diariamente, este es el aire interior, también denominado en inglés como indoor air, y que bajo la sigla IAQ nos permite hablar de indoor air quality, calidad del aire interior. 

Ahora, ¿por qué se empezó a hablar de calidad del aire interior? Este es un tema que se ha tratado desde hace unos años; sin embargo, uno de los momentos en que se volvió a discutir fue durante la pandemia. Al notar que los contagios de covid aumentaban en personas que estaban en el mismo espacio cerrado por cierto periodo de tiempo. Esto, y el descubrir que el aire interior se enfrenta a otros tipos de contaminantes que pueden ser tan nocivos como los contaminantes que se hallan en exterior. 

Aunque se sabe que existen otros riesgos de contaminación del aire en espacios cerrados, hay todavía pocos métodos para analizar este tipo de aire. Sin embargo, la OMS, la organización mundial de la salud, ha llegado a reconocer que el aire interior puede llegar a estar de cinco a diez veces más contaminado que el aire exterior. Lo cual causa una gran preocupación ante la necesidad vital del cuidado de la salud de niños, adultos mayores y toda persona. 

Ante este riesgo sobre la salud de cualquier persona, se ha planteado la investigación y los parámetros para analizar el aire interior. Clasificar sus diferentes consecuencias y causantes, fijar normativas que nos permitan saber lo que es una buena calidad del aire de interiores. 

¿Cómo se mide la calidad del aire interior?

La manera de medir la calidad del aire interior se realiza por medio de muestras del aire del lugar que se desea analizar. En laboratorio se analiza la presencia de determinados químicos que puedan hallarse. 

Entre los contaminantes se estudian los niveles de dióxido de carbono (CO₂), la presencia de humedad, polvo, presencia de residuos de productos de limpieza, temperatura, residuos de construcción o los materiales usados para pintar o construir el lugar, como asbestos, plomo, entre otros. 

Analizar estos niveles y ver qué tanto hay con respecto a los parámetros que se han intentado establecer según normativas para analizar qué tal es la calidad del aire interior y cuál es el problema que tiene determinado lugar. 

Normativa de calidad de aire interior

En cuanto las normativas de calidad de aire interior, la mejor explicada y más clara es la normativa española CTE, el código técnico de la edificación, que cuenta con un segmento específico sobre el aire interior, en conjunto con el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE), se han encargado de investigar y fijar algunos de los parámetros que pueden ser tenidos en cuenta. 

En Uruguay hay decretos y leyes que hablan claramente sobre la calidad del aire, en su mayoría el aire exterior. Aun así, las investigaciones llevadas a cabo por otros países son más que útiles como guías de la calidad del aire que debería existir en diferentes espacios interiores. 

Ahora bien, los valores que se manejan cuando se discute la calidad del aire se basan principalmente en la ventilación o en valores mínimos del caudal de renovación de aire en un espacio cerrado. Esto en un principio. Los niveles de dióxido de carbono deben mantenerse por debajo de 900 PPM, y el caudal mínimo debe ser de 15 L/s, incluso si no hay personas en el espacio.

Por otro lado, en la regulación del RITE, se ha establecido que la temperatura debe estar entre veinte a veinticinco grados, una humedad entre cuarenta y sesenta por ciento, y por último, es vital una filtración del aire que ingresa a los espacios para evitar partículas o sedimentos que estén en el aire. 

Estos son tan solo algunos de los parámetros generales para espacios cerrados, pero encontrarán en los distintos códigos y reglamentos que dependerá del tipo de espacio cerrado, hay exigencias necesarias para hospitales, oficinas, colegios y edificios de uso público, habitaciones de hoteles, restaurantes y demás. Cada uno de estos parámetros tendrá que analizarse según la edificación, cantidad de personas, incluso clima y calidad del mismo aire exterior. 

¿Qué problemas puede causar en la salud?

Podemos pensar en niveles con respecto a los problemas de salud, en primer lugar, podemos pensar en la presencia de bacterias o virus en el aire interior, esto traerá como consecuencia gripes y resfriados, o reacciones alérgicas incluso.  

Sin embargo, estos problemas dependen de los contaminantes, ya que si estamos ante una alta presencia de dióxido o monóxido de carbono nos encontraremos con síntomas, tales como mareos, dolor de cabeza, fatiga, náuseas e incluso, pérdida de coordinación. Pero, ¿qué ocurre si nos exponemos a ciertos contaminantes a largo plazo?

En realidad, estos suelen ser los más preocupantes, porque entre más exposición a ciertos contaminantes podemos llegar a padecer de distintos daños a largo plazo en diferentes órganos. Desde algunas fallas hepáticas, enfermedades cardiovasculares, problemas con nuestro sistema respiratorio, e incluso, cáncer.

Estas diversas enfermedades pueden tratarse, y en varios casos pueden tener varias causas. Pero no es posible negar el peso de la contaminación tanto en el aire, agua hasta en alimentos, que ha sido perjudicial en la salud de todas las personas. Y ante esto, debemos buscar formas de mejorar la calidad del aire interior en nuestros espacios personales. Como una última forma de cuidar un poco más de nuestra salud y bienestar.

¿Cómo mejorar la calidad del aire interior?

Si bien, existen medidas que pueden recaer sobre el uso de ciertas cosas en nuestros hogares, por ejemplo, fumar en interiores, uso de ciertos productos de limpieza, pinturas empleadas para habitaciones o salas de estar, entre otros elementos que pueden ser cruciales en el cuidado de la calidad del aire de nuestro espacio cerrado. Al igual, que la ventilación constante de los espacios cerrados, para evitar la acumulación de dióxido de carbono.

No obstante, podemos contar con un dispositivo que es de gran ayuda y que no solamente nos garantiza una mejor calidad de aire interior por entero, sino que en realidad se va a encargar de procesar diversos contaminantes que puedan hallarse en el espacio. Y en este caso, estamos hablando de los purificadores de aire, que logran eliminar gran parte de los contaminantes, incluso los más diminutos. Puede ser una herramienta en nuestro hogar que garantice que contemos con una excelente calidad de aire. 

¿Necesitas ayuda?

Agrega tu teléfono aquí y te contactaremos en brevedad

Icono de soporte para personas que necesitan ayuda en la tienda
× ¿Cómo puedo ayudarte?