¿Cómo cuidar el agua en casa?

como cuidar el agua en casa

Ahorrar el agua, ¿cuáles son las ideas que primero te llegan a la cabeza? Puede que conozcas ya varias formas de proteger este recurso y usarlo de manera moderada; no obstante, si consideramos absolutamente todas las actividades de nuestro día a día, ¿son suficientes? 

El agua no es solamente primordial para nuestro cuerpo, que está compuesto en gran porcentaje de esta sustancia esencial, sino que también nuestra vida usa agua constantemente: al cocinar, al limpiar, al bañarnos. Son cosas fundamentales, pero que requieren un consumo considerable de agua. 

Por otro lado, tenemos la elaboración de todo lo que usamos, nuestra ropa, utensilios tanto de aseo personal, como objetos y dispositivos, ¿cuánta agua ha sido usada en cada uno? Hoy más que nunca sabemos que el agua no es un recurso renovable y que necesita ser protegido con todas las formas que podamos contribuir. 

En nuestra vida diaria pareciera que todo lo que ocurre en el mundo pasa en otro lugar distante; sin embargo, hoy que enfrentamos cambios notorios en el clima, vemos catástrofes nunca antes vistas, escuchamos cada vez más sobre la escasez del agua, esas noticias que parecían lejanas, se convierten en una realidad completamente cercana a nosotros. 

De esto, no podemos evitar traer varios consejos de cómo ahorrar el agua en nuestros hogares, puede que ya conozcan algunas maneras fundamentales que les permitan usar el agua de manera consciente, así que traemos una lista considerable para que seamos parte consciente del cuidado de este, el recurso más valioso para todos los seres vivos. 

¿Por qué es importante ahorrar agua?

La importancia de ahorrar agua recae en varios aspectos que son cruciales en la actualidad y afectan gravemente el consumo del agua, ya que las cantidades de agua disponibles para ser usada por la humanidad ha disminuido de manera determinante. 

Para empezar, debemos considerar que el cambio climático está transformando poco a poco los ciclos naturales en nuestro planeta, esto incluye el ciclo del agua. Momentos más largos de sequías, disminución de lluvias, implica que habrá menor cantidad de agua en fuentes de las que se suele sacar el agua que se usa tanto en ciudades como en pueblos. 

Si bien, esto podría sonar como un fenómeno meteorológico, el problema es que no ha sido consecuencia de algo natural, sino que ha sido causado por el incremento en emisiones de dióxido de carbono, aumentando las temperaturas del planeta, aumentando así el efecto invernadero y lo que conocemos hoy como calentamiento global. 

Por lo tanto, la contaminación producida por industrias motivadas por crear, fomentar y mantener los altos niveles de consumo, solo han empeorado a velocidades alarmantes la situación del calentamiento global y la contaminación de las mismas fuentes de agua.

Esto sin mencionar, el aumento de población en ciudades y también las consecuencias que trae la contaminación. Todas estas variables, que se han sumado y han crecido de manera vertiginosa, nos presenta un escenario nada alentador en el cual todas las personas que puedan deben contribuir en el cuidado del medio ambiente y sobre todo, el cuidado del agua, puesto que sin agua nadie puede sobrevivir. 

Así que ahorrar agua, y saber cómo ahorrarla de manera correcta, es un paso para proteger el bien más preciado que tenemos como humanidad y como seres vivos. Porque todo ser vivo en el planeta necesita de ella para subsistir.  

Consejos para ahorrar agua en casa

Si bien, las industrias de diversos campos tendrían una gran responsabilidad y compromiso con esto, desde nuestros hogares podemos sumar a crear la diferencia y proteger con nuestros consumos y nuestro uso del agua a un mejor mañana. 

Algunos de los consejos que podrás tener presente para mejorar el cuidado del agua en tu casa son los siguientes: 

  1. Grifos en orden: Pensarías que es un asunto simple, pero el primer consejo es asegurarse que todos los grifos queden bien cerrados y no quede agua goteando. Poco a poco, esa es una forma de perder agua. Revisar que estén funcionando correctamente y al usarlos cerrarlos bien hace la diferencia.
  2. Ducharse durante el tiempo adecuado: si bien es común ducharse para relajarse, es importante también saber que es uno de los momentos en los que más puede gastarse agua. Una ducha corta de cinco a ocho minutos puede ahorrar litros de agua. De hecho, se estima que las duchas de cinco minutos pueden ayudarte a ahorrar 3500 litros de agua al mes.

    Si tienen una tina en casa y no pueden evitar su uso, procurar llenar solo hasta la mitad, cerrar correctamente el desagüe antes de abrir la llave de agua.
  3. No dejar el agua corriendo: Quizá es costumbre para varias personas dejar el agua corriendo mientras se afeitan, se aplican productos de limpieza facial o se lavan los dientes, y en realidad están dejando correr allí una cantidad de agua que podría ahorrarse. Así que es mejor cerrar las llaves si no se está usando el agua.
  4. Reutilizar el agua: En temporadas de invierno es común esperar que se caliente el agua, puedes recolectar esa agua y usarla para el aseo del hogar.  Ahora, agua que ya contenga jabón del baño corporal, puede usarse en el inodoro, por ejemplo. El agua, en la cocina, en cambio, usada para limpiar alimentos, no podría usarse si se lavaron alimentos que contenían tierra.
  5. Reductores de presión: si cuentas con la posibilidad, instalar reductores de presión ayuda a que la cantidad de agua que sale en la ducha sea menor, es una forma de ahorrar agua de una manera indirecta, pero que suma de todas maneras.
  6. El inodoro: Con respecto a este existen varios consejos. En primer lugar, es importante no usar el inodoro como papelera, es decir, no tirar papeles para evitar problemas con las tuberías y además, que tenga que usarse más agua para bajar bien la cisterna. Por otro lado, si tu baño lo permite, puedes poner botellas llenas dentro de la cisterna para ahorrar entre dos a cuatro litros de agua en cada recarga.
  7. Electrodomésticos: Es importante usar de manera correcta los electrodomésticos que usan agua, o sea, lavavajillas o lavarropas. Úsalos cuando estén llenos a lavar, no con pequeñas cantidades de ropa o utensilios, esto puede ahorrar casi 3000 litros de agua al mes.
  8. Descongela alimentos de forma correcta: Para descongelar alimentos se recomienda bajarlos al refrigerador, o hacerlo en temperatura ambiente, pero evita ponerlos bajo un chorro de agua. No solo desperdicias agua, sino también puedes contaminar lo que estás descongelando.
  9. Agua fría: Procura servir o tener botellas con agua fría en la heladera, en vez de esperar a que el agua pueda salir más fría del grifo.
  10. Cuidado con las fugas: Si notas que estás perdiendo agua en cualquier lugar de tu casa, haz todo lo posible por arreglarlo lo más pronto posible. De tal manera, no se desperdicia agua, evitas que el daño sea más grave y que empeore la situación.
  11. El cuidado del jardín: En primer lugar, procura tener plantas autóctonas en tu jardín, es decir, plantas nativas. De tal manera, no te excedes en la cantidad de agua que necesitará para su debido cuidado y además, el suelo y la planta se nutrirán correctamente.

    El agua de lluvia puede ayudarte a cuidar de tu jardín también, puedes recoger en baldes que puedas usar más adelante para seguir cuidando de tus plantas. También, ten en cuenta que el mejor momento para regar las plantas es al atardecer o al amanecer, con eso el agua será debidamente absorbida antes de que se evapore por la presencia del sol.
  12. Usa productos biodegradables: Procura usar en tu hogar productos biodegradables, son aquellos que se descomponen de manera más sencilla una vez desechados. Es también de vital importancia evitar verter detergentes directamente al desagüe, esto puede contaminar de manera más directa las fuentes del agua.

    Si instalas rociadores en tu jardín, ajustarlos para que se usen de forma adecuada. Que rieguen correctamente las plantas, que no mojen el pavimento, y que se use en momentos adecuados, como durante la noche, para que el agua sea absorbida. 

Conclusión

El ahorro del agua puede empezar desde nuestras casas, tenemos la posibilidad de cuidar y proteger este bien tan fundamental para nuestra salud y bienestar. Ocuparnos de tomar un agua de excelente calidad y usarla de manera correcta es estar del lado correcto del medio ambiente. 

Podemos dar un paso juntos y tomar estos consejos, adaptarlos según las circunstancias de nuestros hogares son un paso contundente e intencional para aprender a usar el agua de forma consciente.

¿Necesitas ayuda?

Agrega tu teléfono aquí y te contactaremos en brevedad

Icono de soporte para personas que necesitan ayuda en la tienda
× ¿Cómo puedo ayudarte?