¿Cuántos litros de agua hay que tomar por Día?

Cuantos litros de agua debes consumir al día 1

Hablar sobre cuánta agua hay que tomar por día es en realidad un tema que hemos escuchado todos en diferentes momentos de nuestra vida. Pensemos en que hemos decidido hacer un cambio en el cuidado de nuestra salud para mejorarla, lo más probable es que la primera recomendación que nos den sea con respecto a cuánta agua hay que tomar por día.  

La importancia de mantenernos hidratados según la cantidad de agua que bebemos a diario es una recomendación esencial a la hora de hablar de nuestra salud. Pues, el agua es una sustancia tan esencial como el oxígeno. Sin agua, sin oxígeno no podemos vivir, y tomar menos agua de la que nuestro cuerpo requiere siempre traerá graves consecuencias para nuestra salud. 

Aun así, hay varios debates alrededor de las diferentes respuestas a la pregunta ¿cuántos litros de agua hay que tomar por día? esto se debe a que puede depender de diversos factores externos e internos de cada persona. Consideremos temas como el lugar en dónde viven y su clima, si hacen o no una determinada cantidad de actividad física, si padecen de algún tipo de enfermedad, entre otros detalles. Cada variable aporta una cantidad de información específica sobre las necesidades de cada persona, y según esa información podemos saber más en detalle cuánta agua debe tomar por día.

Ahora bien, frente la duda de cuántos vasos de agua hay que tomar por día hemos escuchado que ocho es el número mágico.  Hemos creído por mucho tiempo que si tomamos ocho vasos de agua durante nuestro día podremos estar tranquilos; sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado que la cantidad de agua que hay que tomar por día puede variar entre litro y medio y dos litros de agua. 

Es decir, que la cantidad de agua, y, por ende, cuántos vasos de agua hay que tomar por día, puede ser variable. Y que los factores principales a tener en cuenta son la edad, el sexo, condiciones climáticas, condición física y cuestiones específicas de salud. Estos aspectos son los que nos darán claridad sobre la cantidad de agua que hay que tomar en nuestra vida diaria. 

¿Cómo podemos saber con claridad, entonces, cuántos litros de agua hay que tomar por día?, ¿de qué variables depende cuántos vasos de agua hay que tomar por día? Si la vida de cada persona tiene circunstancias diferentes que pueden afectar esa respuesta, qué aspectos debo evaluar con detalle para saber cuánta agua hay que tomar por día. Y qué significan cada una de estas variables sobre la cuánta agua hay que tomar al día. 

Rompiendo el Mito: ¿cuánta agua hay que tomar por día?

¿Cuánta agua hay que tomar por día? en términos generales se considera que dos litros a litro y medio de agua deben ser tomados durante el día para asegurarnos de mantenernos hidratados. En cualidad de qué tan frecuentemente debo tomar agua en un día, se considera que en un día debe beberse agua cada dos horas, aun cuando no se siente sed. 

Tengamos presente la importancia del agua en nuestro cuerpo. El cuerpo humano está compuesto entre un sesenta y cinco por ciento a setenta porciento de agua. Durante el día, con el trascurrir de nuestras actividades, perdemos agua en procesos tales como nuestra respiración, transpiración, cada vez que vamos al baño y orinamos, también en el proceso de digestión de nuestros alimentos y en cada proceso de nuestro metabolismo. 

El agua es una sustancia vital para nuestro funcionamiento, y la deshidratación siempre está latente, no sólo deja síntomas extremos a los que hemos estado acostumbrados a escuchar. La deshidratación puede ocurrir a diario si no le brindamos a nuestro cuerpo la cantidad de agua que hay que tomar por día para compensar la pérdida de agua diaria. 

Así pues, le respuesta de cuántos litros de agua hay que tomar por día en un estimado general es de dos litros de agua para toda persona. Este valor se supone es el número neutro que le serviría a todas las personas para mantener su cuerpo hidratado y evitar cualquier síntoma leve o no de deshidratación. 

Las primeras señales para notar que evidencias que nuestro cuerpo no está bien hidratado son los calambres musculares, la fatiga y confusión, también resequedad en nuestra piel y garganta. No olvidemos que el agua es la encargada de transportar varios nutrientes en nuestro cuerpo y representa dos tercios de nuestro peso corporal. 

Su importancia trasciende sobre cualquier habito que podamos tener. Mantener nuestro cuerpo hidratado es la base de tener un funcionamiento orgánico y saludable, por eso, no podemos desechar la posibilidad de tomar una excelente agua de calidad en nuestros hogares usando un purificador de agua.

¿Cuánta agua es suficiente por día?

Entremos al detalle con respecto a las distintas variables que afectan el número de cuántos vasos de agua hay que tomar por día. Como ya mencionamos, las condiciones climáticas y la edad son aspectos centrales en la cantidad de agua se debe beber dentro de la rutina diaria para mantener nuestro cuerpo hidratado. 

Con la intención de cuidar nuestro cuerpo y para que este funcione debidamente, necesitamos mantener buenos niveles de agua con respecto al desgaste que podamos tener en nuestra vida diaria. Es decir, una persona que realiza un entrenamiento físico de alto rendimiento necesitará más agua que una persona que realiza solamente una caminata a la semana como ejercicio, pues la persona que hace más ejercicio transpira más, y, por ende, pierde más agua que una persona que realiza menor actividad física. 

Si bien podemos redondear cuántos litros de agua hay que tomar por día, debemos dividirlo de todas formas en grupos de edades para tener mayor claridad de por qué no existe un sólo valor sobre cuántos vasos de agua hay que tomar por día.

En valores concretos un adulto y un adolescente, es decir toda persona mayor a los diecisiete años aproximadamente, debe beber entre dos litros a tres litros de agua. Más exactamente es estimado que los hombres deben de tomar 3,7 litros de agua por día, y las mujeres debe de tomar 2,7 litros de agua al día. 

Estos valores como lo máximo a beber, y como mínimo un hombre adolescente o adulto debe tomar 2,5 litros de agua, y las mujeres deben de tomar 2 litros de agua diario. La diferencia entre este número y el anterior dependerá de factores más particulares de cada persona. 

Una persona que realiza mayor actividad física diaria, podrá acercarse a los valores mayores de cuántos litros de agua hay que tomar por día, y alguien que no haga ejercicio diario, y tenga una vida más sedentaria, como mínimo tendrá que beber entre dos y dos litros y medio de agua en su día. 

Así puedes, dos litros y medio o los dos litros suele ser el valor más redondo como respuesta a cuántos litros de agua hay que tomar por día. Esta cantidad de agua, dividida entre ocho a quince vasos de agua por día, sería el valor indicado para mantener nuestro cuerpo debidamente hidratado y funcionando con naturalidad. 

Pero, ¿qué pasa con las infancias? cómo podemos saber cuántos litros de agua ellos deben tomar por día. Como podemos ver, la edad es uno de los factores principales a tener en presente para saber con claridad cuántos litros de agua hay que tomar al día.

Saber cuánta agua hay que tomar por día durante la infancia puede ser variado, debido a las actividades realizadas por los niños y niñas, es probable que algunos necesiten tomar más agua que otros. No obstante, en valores generales se estima que entre los nueve a trece años se deben beber entre 1,9 litros para las niñas, y 2,1 litros en el caso de los niños. 

Si bien es una cantidad menor al agua que deben tomar los adultos por día, su valor puede girar alrededor de los dos litros si el infante también tiene una vida física muy activa, entre ejercicios, colegio y prácticas varias. 

No obstante, podemos tener presentes algunas señales y síntomas que expresa nuestro cuerpo para notar si hace falta que nos hidratemos de forma más constante. Sepamos que al perder agua constantemente, nuestro cuerpo necesita hidratación, pero esa necesidad no siempre la sentiremos con la claridad de la sed. 

Y para distinguir dichos síntomas tenemos que notar cuáles son los beneficios que trae beber la cantidad de litros de agua indicados en un día, en contraste notar cuáles son las señales que nos da nuestro cuerpo para evidenciar que necesita tomar más agua en el día. 

¿Cómo saber si estoy bebiendo lo suficiente?

Nuestra rutina diaria pasa por diferentes etapas, y por lo general, nuestra prioridad es cumplir a cabalidad con todas nuestras responsabilidades. Trabajar correctamente, finalizar cualquier tarea que tengamos, asistir a reuniones, socializar si es necesario, comprar lo que haga falta para nuestra casa; y si tenemos nuestra familia, acompañarlos y estar pendientes a sus necesidades. 

De por sí, todas esas actividades ya llenan buena parte de nuestro pensamiento, podemos sumar nuestro interés por hacer algún ejercicio, el tiempo que nos toma cocinar o conseguir alimentos, y de paso los líquidos que queremos beber durante el día, como el apreciado café. Pero todo esto, es mecánico, y muchas veces estas últimas actividades quedan subyugadas a lo que pase con las primeras prioridades.

Y he aquí un error en nuestra rutina, pues, nuestra alimentación, hidratación y cuidado del cuerpo debería ser tan innato a nuestra cotidianidad, como el cumplir todas nuestras tareas laborales. Si nos damos la oportunidad de prestar atención a nuestras necesidades básicas y orgánicas puede que nos llevemos una sorpresa al notar que nuestro cuerpo necesite más vitaminas, agua y alimentos de los que venimos tomando, o que quizá necesitamos descansar un poco más. 

Es por todo esto que la manera más precisa de saber si estamos bebiendo los litros de agua suficientes durante es por medio de la atención que le damos a nuestro cuerpo, esto será más fácil de notar si prestamos atención al estado de nuestro cuerpo durante el día: sensación de resequedad, fatiga, sed, dificultad para concentrarse, mal aliento… Estos son tan solo algunas de las señales que nuestro cuerpo nos puede dar para avisar que está deshidratado. 

Lo más común es la resequedad, notar que nuestra boca está reseca a lo largo del día, o ver que la piel de nuestro cuerpo también se encuentra reseca son señales claras de la falta de hidratación. Y es más común de lo pensado tener problemas con esto, debido a que creemos que hidratar y humectar nuestra piel es lo mismo, y en realidad son dos cosas completamente diferentes.

Humectar es retener en nuestra piel la humedad necesaria para mantenerla protegida del mundo exterior, mientras que hidratar es aportar directamente agua a la piel. Es por eso, que el no aportar agua a nuestro cuerpo se puede ver reflejado en la resequedad del mismo. Si bien, existen cremas u gotas – cuando hablamos de los ojos -, para ayudar a mejorar la hidratación de estos órganos, seguir con intención cuántos vasos de agua hay que tomar al día puede ser un gran aporte para disminuir este tipo de molestias corporales.

Aparte de esto, si notamos que padecemos dolores en nuestras articulaciones y no comprendemos de dónde viene ese dolor, es decir, no sufrimos ningún tipo de accidente o lesión, puede ser indicador de que falta tomar más agua. De igual manera, que haya una disminución de masa muscular. Nuestros cartílagos, que componen las articulaciones, están compuestos en un ochenta por ciento por agua, de hecho, este líquido permite que se evite un choque entre nuestros huesos. Disminuir la cantidad de agua en nuestro cuerpo, puede verse directamente reflejado en dolores de articulaciones. 

La fatiga es un síntoma claro, acompañado de somnolencia y de demoras a la hora de recuperarnos por distintas enfermedades. Esto indica que nuestro metabolismo no está funcionando de forma indicada, ni orgánicamente. Y también, estos síntomas pueden estar relacionado con problemas digestivos. 

La falta de agua en nuestro cuerpo suele producir distintos problemas en nuestro sistema digestivo, ya que se dificultan los procesos usuales de digestión de alimentos. La digestión necesita agua para poder llevarse a cabo de manera eficiente, sin agua no podrán procesarse, ni absorberse de forma correcta todos los nutrientes, mucho menos ser movidos por el cuerpo. 

Es por esto que la respuesta a cuantos vasos de agua hay que tomar al día es tan importante, si bien podemos tomar un poco menos algunos días o más en otros, es imperativo no dejar de tomar agua en nuestra vida diaria.

Sin embargo, ¿qué tenemos en la otra cara de la moneda? cómo podemos estar seguros de cuánta agua hay que tomar por día y si estamos tomando lo suficiente, tenemos que contrastar los síntomas de la falta de agua con los beneficios que trae la misma. 

Dentro de los beneficios que menos mencionamos sobre el agua en nuestro cuerpo es el cambio en nuestra energía diaria. Mantener nuestro cuerpo hidratado, permitirá que su metabolismo funcione debidamente y que tengamos suficiente energía para completar nuestras actividades diarias, e incluso sentir más energía a la hora de completar actividades creativas, que nos apasionen y nos briden bienestar.

Esto también implica que nuestro sistema inmunológico y nuestro corazón estarán más fuertes, no desgastarán energía, ni agua que necesita mantenerse en nuestro cuerpo para poder funcionar orgánicamente. Esto permitirá que nuestro envejecimiento sea ligeramente más lento, que nuestra piel y ojos luzcan mejoro y con menos desgaste. 

Prácticamente, tomar la cantidad de agua necesaria en nuestra vida diaria simplificará nuestra vida sin lugar a dudas. Fortalecerá nuestro cuerpo y su sistema inmune, lo cual evitará que nos enfermemos constantemente por diferentes virus y bacterias, también trabajaremos con mayor energía y nuestro descanso será óptimo, ya que evitaremos despertar a la madrugada en búsqueda de vasos de agua para tomar. 

La regla de los 8 vasos de agua

Al pensar en nuestro descanso, y así mismo en detalle sobre todas las activades que hacen parte de nuestro día, podemos hablar sobre la regla de los ocho vasos de agua. Si bien, la respuesta más común a cuántos vasos de agua hay que tomar por día son ocho, la duda viene con ¿en qué momento de mi día es que debo beber agua?

Si nos guiamos solamente por momentos que tenemos sed, puede que bebamos mucha menos agua de la que deberíamos, así que tomar agua en nuestra rutina diaria quizá podría ser parte de una rutina que favorezca el consumo de agua para el cuidado de nuestro cuerpo. 

Aunque depende de los vasos de cada hogar, la cantidad de ocho vasos de agua al día es un número razonable para acostumbrarnos a tomar agua a diario. Si bien pude que ajustemos este valor dependiendo nuestras necesidades físicas, es una guía para ayudar a que nuestro cuerpo se mantenga debidamente hidratado.

Se recomienda dividir la toma de los ocho vasos de agua durante el día de la siguiente forma: 

Para iniciar el día, podemos tomar dos vasos de agua. Esto nos ayudará a hidratarnos y quitarnos la sed al despertar, y de igual manera, para despertarnos y activarnos para el día que vamos a tener. Después, el siguiente momento sería media hora antes de comer, ya que facilitaría la ingesta de comida, de igual manera, un vaso antes del baño para bajar la presión sanguínea.

Aquí ya tendríamos la mitad de vasos de agua que hay que tomar por día. Luego de esto, también podemos incluir dos vasos durante la tarde, entre espacios de dos a tres horas. Luego, uno después de practicar deporte, y el octavo vaso de agua antes de irnos a dormir. 

Si bien esta pauta nos puede guiar para aumentar la cantidad de agua que tomamos en el día, la realidad es que estos valores pueden variar según otras condiciones específicas de la vida de cada persona. Uno de estos es la cantidad de ejercicio que se realice durante el día. Varias personas toman agua durante su ejercicio y suelen tomar más de medio litro de agua, como mínimo, si mantienen rutinas extenuantes. Estas personas requieren una mayor cantidad de agua que una que no hace ejercicio.

Por otro lado, personas que viven en diferentes condiciones climáticas. Alguien que vive en una zona cálida, o que se encuentra pasando por la estación de verano, incluso primavera, puede necesitar mayor hidratación que alguien que está en invierno o en una zona de mayor altura o fría. Esto también será un indicador importante a la hora de concebir cuántos vasos de agua tomar por día. 

¿Tomar mucha agua te ayuda a perder peso?

Si bien tomar agua es un aspecto fundamental de nuestro cuidado. Debemos considerar antes de analizar si nos ayuda o no a perder peso, ¿es solo el agua lo principal para mantenernos hidratados.  Esto tiene una relación directa con la pérdida de peso, porque qué otros alimentos y líquidos consumimos para hidratarnos y qué otras consecuencias pueden tener sobre nuestro cuerpo.

Conocemos por el mercado una gran variedad de líquidos que existen y podemos incluir en nuestra rutina alimentaria, pero no todos estos tienen como misión hidratarnos, ya que no están basados en su mayoría por agua. Y de igual manera, existen algunos alimentos, como las futas que pueden aportar un gran nivel de agua a nuestro cuerpo.

Bebidas tales como la leche, jugos, algunos tés naturales están hechos a base de agua, y algunas frutas contienen también un gran porcentaje de agua en sus propiedades. Dichos líquidos y frutas aportan a nuestra hidratación. Sumando así a nuestro cuidado corporal. Por otro lado, las bebidas con azucares agregados, energizantes o gaseosas no ayudan a mantener nuestra hidratación. Antes bien, suben los niveles de glucosa en nuestra sangre, lo cual es completamente contraproducente. 

Ahora, si el agua, las frutas, leches y té de hierbas nos ayudan a mantener un buen nivel de hidratación, ¿afectan mi peso de alguna manera?, ¿pueden servir para que bajemos de peso? 

En realidad, no todo líquido puede ayudarnos en esta misión. El agua, en cambio, si posee cualidades que nos ayudan a mejorar nuestro metabolismo y aumentan nuestra energía, lo cual hace que se consuman un número más alto de calorías por día, ya que esto permite que la digestión sea más rápida.

Otra manera de usar el agua como acompañante en nuestras dietas, es beber agua antes de las comidas. Esto ayudará a dinamizar la digestión y de igual manera, nos ayudará a evitar consumir un mayor número de calorías. 

Necesidades individuales del consumo de agua

Todos los factores que hemos tratado de tener presentes en el momento de evaluar cuánta agua hay que tomar por día también son conocidos como las necesidades individuales del consumo de agua. Dichas necesidades son las pautas que marcan el camino de nuestra rutina de beber agua por día. 

Si bien existen diferentes factores, cada uno de ellos debe ser tomado en cuenta con mucho cuidado, porque pueden influir seriamente sobre nuestra rutina y explayar con claridad nuestras necesidades a la hora de tomar agua. También, tengamos en cuenta, que nuestro cuerpo se expresa con gran fuerza, y que, para iniciar, siempre que tengamos sed o sintamos resequedad en nuestra boca o garganta, nuestro cuerpo está pidiendo agua.

El peso es una variable enorme, que difiere de persona a persona, pero que no podemos ignorar cuando hablamos de cuantos vasos de agua hay que tomar por día. El peso de alguien nos puede ayudar a calcular con exactitud cuánta agua necesitamos tomar en el día. La ecuación nos pide tomar nuestro peso y lo multiplicamos por treinta y cinco, este número se da porque cada kilo de masa corporal requiere mínimo 35 ml para hidratarse, así que al multiplicar tu peso por treinta y cinco tendríamos el valor en mililitros de lo que tenemos que tomar por día. 

La Actividad física es también un elemento vital a la hora de determinar cuántos litros de agua hay que tomar al día. Como ya mencionamos antes, es inevitable que alguien que realice entrenamientos más exigentes y mayor actividad física tome más agua que alguien que tiene rutinas más leves. Se recomienda sumar medio litro de agua por cada hora de ejercicio; sin embargo, deben tenerse presente la intensidad del ejercicio y la salud de la persona. 

Ya que también se recomiendan bebidas con electrolitos y sodio para ayudar a regular la cantidad de agua en las células; no obstante, algunas personas con condiciones cardiacas o con afecciones a los riñones u hígado les convendría más beber agua purificada. 

Durante el embarazo y la lactancia la cantidad de agua que hay que tomar debe ser cumplida a cabalidad. E incluso, se debe considerar con el aumento de peso y desarrollo del feto a bebé, se recomienda aumentar cuantos vasos de agua toman en el día, agregar dos vasos más sería lo ideal. 

Y, por último, tenemos el clima y la altura que condicionan nuestro contexto y hábitos diarios sin lugar a dudas. Usualmente, imaginamos que un apersona en un sitio cálido o en verano requiere mayor agua que otra que se encuentra en climas fríos. No obstante, en el clima frío que se da por mayor altura, nuestro cuerpo tiende a respirar más rápidamente y es usual orinar más frecuentemente, lo cual indica una perdida considerable de agua. 

Por ende, una persona que se encuentre a mayor altura, como otro que se encuentre en zonas cálidas, van a necesitar una mayor cantidad de agua que una persona que se encuentre en un clima templado o en estaciones intermedias como otoño o primavera, dependiendo la zona y la temporada. 

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacioVolver a la tienda

    ¿Necesitas ayuda?

    Agrega tu teléfono aquí y te contactaremos en brevedad

    Icono de soporte para personas que necesitan ayuda en la tienda
    × ¿Cómo puedo ayudarte?