¿Cuáles son los signos y los síntomas de la deshidratación?

deshidratación sintomas

Los signos y síntomas de la deshidratación son señales que nos da el cuerpo y nos indican que necesitamos tomar agua. Pero, ¿por qué es importante hacerlo?

Beber agua es fundamental para nuestro cuidado diario, de hecho, nuestro cuerpo requiere de cantidades de agua precisas para poder desempeñar todas sus funciones sin ningún problema. Desde inhalar y exhalar, procesar alimentos, mantener nuestras articulaciones en perfecto estado hasta eliminar toxinas, requiere de agua para realizarse. 

Por lo tanto, cuando las cantidades de agua en nuestro cuerpo disminuyen de manera drástica o si no mantenemos la cantidad que necesitamos diariamente, podríamos enfrentarnos a graves problemas de salud, ya que el metabolismo de nuestros sistemas se vería alterado a falta de una adecuada hidratación. 

Sin embargo, puede que se nos pase el día con sus eventualidades, nuestro trabajo y situaciones que debemos atender sin que pensemos siquiera una vez en beber agua. Nos puede sorprender, pero es más común de lo que pensamos, que las personas no se hidratan de manera continua durante el día a día. 

Y esto puede ocurrir no solamente porque estamos demasiado ocupados con nuestras obligaciones, sino que también porque ignoramos todo signo de nuestro cuerpo que expresa que estamos entrando a un estado de deshidratación. 

El cuerpo humano se comunica constantemente por medio de síntomas que nos permiten comprender que tenemos hambre, sueño y sed. También, que estamos enfermos y que necesitamos algún tipo de cuidado específico. No obstante, es bastante común que ignoremos dichas señales porque debemos atender todos nuestros deberes. 

¿Qué es la deshidratación?

Se define la deshidratación como el estado en el que se puede hallar un cuerpo al perder o usar más agua o líquidos de los que ingiere o bebe. De tal manera, el cuerpo se queda sin el agua o líquido suficiente para poder funcionar o cumplir con todos los procesos metabólicos necesarios para estar bien. 

Ahora bien, la deshidratación cuenta con signos específicos que evolucionan gradualmente e indica de esa forma qué tan severo es el estado en que se encuentra el cuerpo. Es por eso que se habla de los niveles: leve, moderada o grave. Este estado crítico puede llegar a ser fatal para cualquier ser vivo, de ahí que sea de gran importancia reconocer los primeros síntomas y que también siempre se recomienda beber agua constantemente. 

Síntomas de la deshidratación

Quizá podrían considerarse algunos signos generales de la deshidratación1; no obstante, es importante reconocer que hay grupos de personas que pueden ser mucho más sensibles a padecer de la deshidratación y más que eso, que algunos cuerpos tengan más dificultad que otros para lidiar con esto. 

Por lo general, los síntomas de una deshidratación leve, algo moderada, se suelen enumerar de la siguiente forma: 

  • Sed
  • Orina de color amarillo oscura, e irá oscureciendo al aumentar el estado de deshidratación
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de peso
  • Dolores musculares, calambres
  • Piel reseca y fría
  • Boca seca
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza

Y ya en casos más severos se suman los siguientes signos de deshidratación2, al presentar estos síntomas es imperativo acudir a la asistencia médica: 

  • Incapacidad de orinar, no tener necesidad de orinar por 8 o más horas
  • Incapacidad de producir lágrimas y sudor
  • Ojos hundidos
  • Aturdimiento e irritabilidad
  • Presión arterial baja
  • Mareos 
  • Taquicardia
  • Respiración acelerada
  • Piel agrietada
  • Confusión y estado mental alterado
  • Delirios, shock e inconsciencia

Si hablamos de menores y adultos mayores, vamos a hallar cuerpos mucho más vulnerables que los de un adulto joven o un adolescente. Es por esto que, si podemos hablar de síntomas que nos afectan a todos, es de valor reconocer cuáles son los signos que hallamos más comúnmente en niños y en adultos. 

Síntomas de la deshidratación en niños

Cuando hablamos de bebés o niños que padecen de deshidratación3 podremos notar síntomas similares a los anteriores; sin embargo, debemos agregar una caracterización más específica ya que requieren de mayor atención. 

En primer lugar, puede que padezca de fiebres altas, además de llantos sin lágrimas, no mojaría los pañales por tres horas o más, se podrá notar que su boca está seca, incluso en su lengua, sus ojos pueden parecer hundidos y puede estar muy irritable. Por otro lado, también puede notarse un estado de somnolencia. 

En el caso de los bebés, se podrá también notar que su fontanela, la zona blanda en su cabeza, está hundida. 

Si bien todos estos síntomas aparecerán gradualmente, es de importancia estar atento a la hidratación de los niños sobre todo en momentos de enfermedad, cambios drásticos de ambiente, entre otras causas que se detallarán más adelante. 

Síntomas de la deshidratación en adultos

En el caso de los adultos, se podrá notar otros síntomas en comparación de los niños, debido a que es un cuerpo desarrollado y que puede que resista más algunas situaciones que un infante no toleraría. 

Dentro de los síntomas vamos a hallar una sed excesiva, una micción poco frecuente y mucho más oscura a la habitual, acompañado de mareos y fatiga corporal, hasta llegar a momentos de confusión o shock. 

Si progresivamente se acentúan y empeoran los signos de deshidratación en el cuerpo de un adulto, es de gran importancia acudir a un médico. 

Causas y complicaciones que puede ocasionar

Podemos partir del hecho de que nuestro cuerpo está constantemente perdiendo agua al cumplir con su metabolismo. Por ende, constantemente se ven alterados los niveles de líquidos que tenemos. 

Las causas pueden ser desde la actividad física, hasta enfermedades que afectan directamente la presencia de líquidos en nuestro cuerpo, en la siguiente lista podremos reconocer más sencillamente más detalles: 

  • Diarrea, náuseas y vómitos: Si bien estos tres síntomas pueden hablar de diferentes dolencias, desde intoxicaciones, reacciones alérgicas hasta la presencia de cáncer y reacción a su tratamiento. Estas tres afecciones pueden hacernos perder líquidos en cantidades alarmantes. De hecho, es una de las causas más comunes de deshidratación en infantes.
  • Enfermedades crónicas: la diabetes, la nefropatía, la fibrosis quística, solo por nombrar algunas, suelen aumentar la necesidad de consumir líquidos, además de que algunos medicamentos también pueden sumar ya que suelen hacer que la persona orine más frecuentemente. Por ende, se vuelven más propensos a caer en momentos de deshidratación.
  • Fiebre: al igual que la diarrea y más síntomas, este suele ser un causante de deshidratación ya que el cuerpo produce sudor para intentar regular la temperatura. Se suele considerar que las infecciones son las causantes de la fiebre, pero puede ser síntoma de otras enfermedades.
  • No hay un consumo adecuado de agua o líquidos: si una persona no bebe o ingiere líquidos en su vida diaria y descuida también su dieta puede tener problemas de deshidratación, ya que el cuerpo usará el agua que contenga para cumplir sus funciones hasta que empiece a evidenciar síntomas de que hace falta líquido y electrolitos.
  • Rutinas de ejercicio: Por lo general, al realizar cualquier actividad física, el cuerpo suele perder líquidos tanto por la oxigenación como por la producción de sudor, además de la pérdida de electrolitos. Es de suma importancia hidratarse correctamente al hacer ejercicio para evitar signos de deshidratación. 

Factores de riesgo

Los factores de riesgo, por otro lado, nos lleva a pensar en las circunstancias de vida de cada persona. Ya que muchas veces la edad puede ser un factor de riesgo a la hora de hablar de deshidratación, de igual manera, el ambiente en el cual vive una persona. 

En el caso de la edad, los niños y las personas mayores son los más afectados, puesto que suelen ignorar o no notar siquiera las señales de sed del cuerpo. Haciendo así que no se hidraten lo suficiente para mantener su cuerpo en un buen estado.

El ambiente, por otro lado, habla de la altura en la que se encuentra la persona y la situación climática. Personas en zonas de altas temperaturas deben hidratarse correctamente; sin embargo, también personas que residen en áreas de mucha altura, es decir, de 2400 metros sobre el nivel del mar o más, necesitan mayor cantidad de líquido, ya que el cuerpo pierde más agua por el esfuerzo a la hora de absorber más oxígeno. 

¿Cómo diagnosticar y tratar la deshidratación?

Por lo general, si buscamos atención médica, el tratante buscará los signos específicos de deshidratación en nuestro cuerpo. Analizar los valores de la presión arterial, por ejemplo, luego de acostarse después de estar de pie. 

También revisará la elasticidad y el color de la piel. Si luego de presionarla y que se ponga blanca no vuelve a su color habitual es una de las señales de falta de líquidos en el cuerpo. De igual forma, tomará nota sobre el pulso cardiaco. 

Por otro lado, dentro de los exámenes de laboratorio posibles se puede solicitar el análisis del funcionamiento del sistema renal y de sangre, para evaluar también los niveles de azúcar. 

Ahora bien, una vez se sepa las causas, el proceso de tratamiento se acomodará a lo que requiera el paciente. Sin embargo, suele darse agua por sorbos o pedacitos de hielo para que el cuerpo se ajuste lentamente de nuevo a la presencia del agua. 

Aparte del agua, también se suelen incluir líquidos que incluyan electrolitos, ya que estos se ven gravemente reducidos luego de pasar por un estado de deshidratación. Es vital no tomar pastillas de sales minerales ya que pueden causar complicaciones, y en caso de que la causa se relacione con problemas como la diarrea es importante que manden una dieta adecuada. 

Prevención

Cuando hablamos de cómo prevenir la deshidratación es clave reconocer la importancia del agua en nuestro cuerpo. Gracias a su presencia podemos producir saliva, lágrimas y sudor, vitales para eliminar toxinas, mantener hidratados los ojos y la boca, e incluso ayudarnos a regular nuestra temperatura.

También procesar nutrientes y transportarlos junto al oxígeno, proteger los órganos y tejidos, así como mantener lubricadas nuestras articulaciones y, por último, controlar la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Es por eso que conocer lo necesario para hidratar bien el cuerpo es fundamental para mantenernos sanos.  

Así que tomar agua diariamente, sobre todo si realizamos actividades como ejercicio físico, nos hará perder una cantidad considerable de agua. También, cuidados específicos en caso de que estemos enfermos. Comer alimentos que contengan agua también suman a mantener una buena hidratación.

  1. Signos, síntomas de deshidratación https://medlineplus.gov/spanish/dehydration.html ↩︎
  2. Notas sobre enfermedades diarreicas por la OMS https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/diarrhoeal-disease ↩︎
  3. Síntomas de la deshidratación https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/dehydration/symptoms-causes/syc-20354086 ↩︎

¿Necesitas ayuda?

Agrega tu teléfono aquí y te contactaremos en brevedad

Icono de soporte para personas que necesitan ayuda en la tienda
× ¿Cómo puedo ayudarte?